Alergia a hongos

Consejos para pacientes alérgicos a hongos

Los hongos pueden causar alergias en el aparato respiratorio. Las esporas se encuentran en el aire, en mayor o menor concentración dependiendo de la zona, la humedad ambiental, la proximidad al mar o humedales, la estación del año, etc. En general las personas alérgicas a hongos suelen estar peor en las épocas de cambio estacional. En viviendas húmedas, oscuras, poco soleadas y/o ventiladas, así como en sótanos o habitaciones con filtraciones, pueden encontrarse elevadas concentraciones de esporas de hongos. Son asimismo fuentes de hongos la tierra húmeda de macetas, humidificadores, aparatos de aire acondicionados mal mantenidos, cubos de basura, etc.

En la vivienda:

1. Evitar humedades en paredes y ventanas.

a) Mantener una humedad en la casa lo más baja posible. El ideal es por debajo del 50%.

b) El aire acondicionado con filtros adecuados es muy eficaz para reducir la humedad ambiental.

c) Airear bien las habitaciones.

d) Abrir la ventana del cuarto de baño después de la ducha o el baño, para permitir que la humedad que se ha formado salga fácilmente.

e) No es recomendable la limpieza con aparatos que utilizan vapor, excepto que sequen la superficie limpiada simultáneamente.

f) Lavar regularmente con lejía aquellas superficies que se humedecen con frecuencia (cuartos de baño, etc).

2. Evitar guardar ropa o calzado húmedo en armarios o zonas con poca ventilación.

3. Limpiar regularmente la nevera.

4. No dejar alimentos fuera del frigorífico mucho tiempo.

5. Eliminar la basura rápidamente.

6. Emplear pinturas fungicidas.

7. Reparar de inmediato las filtraciones que se hayan podido producir (roturas de

tuberías, etc.).

8. No tener plantas de interior.

Fuera de la vivienda:

1. Habitar viviendas soleadas, lejanas a zonas costeras, ríos, lagos y bosques.

2. No visitar graneros, bodegas ni sótanos.

3. Utilizar deshumidificadores.

4. Evitar salidas al campo los días húmedos y lluviosos.

5. No utilizar humidificadores.,

6. No segar el césped.

7. Evitar el contacto con vegetación muerta o en descomposición.

8. No mover hojas secas en el suelo.

9. No manipular granos o permanecer en lugares donde se almacenen, así como heno u otros productos del campo.