Alergia a las mascotas

Si es posible, retire el animal de su casa.

La mejor manera de reducir la exposición a los alérgenos animales es la eliminación del animal de la casa o el lugar. Además, debe realizar una limpieza a fondo de la casa, muebles tapizados, alfombras y otros reservorios porque los alérgenos pueden permanecer en la casa en altas concentraciones, incluso hasta seis meses después de la eliminación del animal, especialmente en el caso de los gatos.

La exposición indirecta a los animales debe evitarse en la medida de lo posible, y no ir a lugares donde usted pueda encontrarse con ellos. En el caso de las escuelas, la presencia de animales en el aula debe ser prohibida.

Si no es posible retirar el animal.

Si el paciente decide no retirar a la mascota, hay una serie de medidas que pueden recomendarse para reducir la cantidad de alérgenos producidos por el animal y su concentración en el medio ambiente:

• Usted puede reducir la caspa en su hogar manteniendo a su mascota al aire libre tanto como sea posible.

• Debe evitar tocar el animal e intentar lavarse las manos después si lo hace. Si se va a tener contacto con el animal, se debe cubrir con ropa y retirarla más tarde.

• Evitar la entrada de mascotas en dormitorios donde duerman personas con alergia o asma.

• Mantener a las mascotas fuera de alfombras, muebles tapizados y camas puede reducir la exposición a la caspa. Mantener a las mascotas fuera de los coches -o restringirlas a áreas traseras, si es posible- también es una buena idea.

• Cualquier mueble, tela o material con el que las mascotas entren en contacto debe ser aspirado o lavado frecuentemente. Esto incluye alfombras, camas para mascotas, cojines, almohadas y mantas.

• La casa se debe ventilar a menudo, y se pueden utilizar sistemas de purificación del aire que contienen filtros de eficacia alta HEPA.

• Realice una limpieza a fondo de la casa con aspiradoras HEPA, especialmente en colchones, almohadas, muebles tapizados y cortinas, donde se depositan más alérgenos animales.

• Los gatos y los perros deben ser bañados al menos una vez a la semana para reducir la cantidad de alérgeno acumulado, y es conveniente aplicar productos químicos que eliminan las escamas sueltas (Vetriderm®). Es preferible que una persona no alérgica lo haga.

• Lave la ropa que ha estado en contacto con animales.

• Frote su mascota con regularidad, de 2 a 4 veces por semana con una toalla húmeda.

• Estas medidas reducen la cantidad de alérgenos pero no eliminan por completo los síntomas ni sustituyen la conveniencia de retirar el animal de la casa o administrar inmunoterapia si está disponible.